No nos llames puta

Nos guste o no vivimos en una sociedad patriarcal dónde palabras como puta, guarra, facilona, viciosa, zorra, salida o sueltecilla salen de las bocas de hombres y mujeres con mucha facilidad para arremeter contra las mujeres que se salen del estereotipo común.

La mujer ha estado sometida durante muchos años al hombre y en muchas culturas lo sigue estando en mayor o menor medida. Pero en lo que más nos han machado a las mujeres ha sido con el sexo y el placer. La gente aun se escandaliza cuando  una mujer dice que disfruta del sexo, se viste con ropa sexy ,se masturba, le gusta darse placer o tiene sexo sin amor, ¿Por qué? Pues porque las mujeres parece que sólo servíamos para reproducirnos y dar placer al hombre, para nada más.

Rosea Lake

Rosea Lake

Y este debate aun se puede transpasar a la actualidad, un hombre puede estar con tantas mujeres como quiera y sera un “campeón” pero una mujer está con varios y ya es tachada de cerda, guarra y facilona como mínimo. Pero esto no es todo, miles de vídeos circulan por la red de chicos y chicas teniendo sexo y siendo grabados sin saberlo, vídeos que luego vuelan a través de Internet y provocan terribles reprimendas a las mujeres por ser unas zorras y aplausos a los hombres por ser tan machotes. Y para que esto no suene tan lejano, en España y recientemente han ocurrido casos como el curso pasado cuando circuló un vídeo de una pareja manteniendo relaciones sexuales en la fachada de la facultad de derecho de la UCM o la polémica de las fotos de mujeres en topless durante las fiestas de San Fermín.

Rehtaeh Parsons, Amanda ToddAudrie Pott o Phoebe Prince son nombres de chicas que se han quitado la vida después de haber sido señaladas como la “puta del instituto” y no están solas, cientos de mujeres se han suicidado para acabar con el bullying al que han sido sometidas por haberse acostado con más de un hombre, haber sido grabadas o simplemente no haber reprimido su sexualidad; miles tienen que cambiarse de pueblo, ciudad, instituto para huir de los insultos y empezar una nueva vida y muchísimas otras reprimen sus deseos para no ser criticadas.

Para frenar esto Emily Lindin, una californiana cansada de los suicidios de mujeres por se llamadas putas, ha creado The Unsult Project una web que empezó siendo un Tumblr en el que Emily publicaba sus diarios de adolescente y animaba a otros a que también lo hicieran con dos propósitos: normalizar la sexualidad de las mujeres y dar a conocer lo abucheadas que son y lo mal que se puede llegar a pasar.

Pero Emily Lindin no se ha quedado aquí. Al ver que su proyecto funcionaba decidió recaudar dinero a través de una página de Crowfunding para grabar un documental titulado: ‘Slut: A Documentary Film’ (‘Puta: el documental’) que defiende como: “El objetivo es iniciar una conversación real para que la gente reflexione y sea consciente de que el problema del slut shaming (término que hace referencia a avergonzar o atacar a una mujer en base a su actividad sexual) es una realidad. Nos centraremos en las historias de estas jóvenes que se han suicidado tras sufrir bullying sexual y preguntaremos a expertos, sexólogos y psicólogos para explorar cómo podemos cambiar este aspecto en nuestra cultura”.

Además de este documental también vende unas camisetas desde su web  con el lema Define Slut (Define puta) para incentivar una reflexión sobre el término puta y la gente se plantee el uso de esta palabra y reconozca cómo puede llegar a herir al resto.

Todo esto se necesita hasta que consigamos que la sociedad cambie y haya una igualdad de género real y social, no solo legal; y para conseguir esto se necesita tiempo, educación y querer cambiar. Se necesita tiempo porque la mente de la sociedad no cambia en un día, educación para enseñar igualdad y coeducar a los niñ@s desde la guardería y querer cambiar porque para lograr un cambio social primero tenemos que cambiar uno mismo y querer hacerlo, darnos cuenta de que la realidad es cruel y no justa y sentir la necesidad de hacer algo.

Y justamente es necesario cambiar esto para no tener que seguir llorando por todas las muertes de mujeres causadas por la violencia de género, si primero educamos en igualdad nos ahorraremos luego sufrimiento y tener que hacer algo para cambiarlo como ha sucedido ayer y hoy, día 5 y 6 de noviembre, en el I Congreso Internacional Contra la Violencia de Género en el que la Princesa Leticia ha dicho “Con educación se fomenta la autonomía de la mujer, se fortalece su seguridad personal y un capacidad para buscar alternativas, para romper el silencio, para encontrar la salida” Para mi gusto, unas palabras muy acertadas.

Y tú, ¿Cómo defines puta?

Anuncios

3 pensamientos en “No nos llames puta

  1. Pingback: 703 mujeres, 703 hombres | Uni Actualidad

Comparte tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s